viernes, 26 de octubre de 2007

Demasiado Gore

Un biberón con USB2

Era una pareja tan moderna que, en lugar de ponerle tetina al biberón de su hija, le colocaron una conexión USB2. Así consiguieron que se tomara la leche a una velocidad de 4 megas por segundo.
La relación con el bebé, incluso antes de que naciera, había sido más que informal, informática. No había salido del vientre de la madre y ya le cantaban nanas por medio del router wifi de Euskaltel. El feto daba patadas de felicidad dentro de la placenta.
Luego la cosa se complicó. Ellos trabajaban en una de esas empresas que piden presencia de sol a sol y, a los pocos meses de nacer, la criatura fue dada en adopción a una guardería. Desde su despacho, ellos conectaban con la página web del establecimiento y podían ver a la pequeña vomitando la papilla. Les parecía duro, pero no les quedaba más remedio.
Cuando cumplió seis años, ya pudo quedarse sola en casa. Sus padres le regalaron un portátil con cámara web para poder observarla mientras hacía los deberes y se comía el bocadillo de nocilla. Si lo necesitaba, ella les preguntaba sus dudas sobre los lamelibranquios a través del Messenger.
Sin embargo, desde hace una semana, estos padres están preocupados por su hija. No come, dice que le duele la tripa y se marea. Creen que es un virus, pero le han pasado el Panda, el Norton y el McAfee y no han conseguido nada. ¿Tendremos que reiniciarla?, me preguntan. Y no sé qué decirles.

viernes, 19 de octubre de 2007

Fernando Alonso en la final

Una parejita mal avenida

Ella le llamaba «Príncipe de la satisfacción», y él a ella «Azúcar». Se conocieron en un chat de internet y, en seguida, se dieron cuenta de que estaban hechos el uno para el otro. Se enviaban correos electrónicos desde casa, desde el trabajo, se contaban sus problemas en la oficina y la inestable relación que les unía a sus respectivas parejas.
Pasadas unas semanas, el «Príncipe de la satisfacción» y «Azúcar» decidieron conocerse y descubrieron que eran marido y mujer y que durante su matrimonio nunca se habían dirigido frases tan cariñosas ni hecho insinuaciones tan excitantes. Se divorciaron basándose en la infidelidad manifiesta.
Este drama urbano tuvo lugar en la ciudad Bosnia de Zenica y, ahora, quienes hemos conocido la historia esperamos su desenlace definitivo. ¿Borrarán del ordenador la dirección de correo electrónico de su amante o la tentación será más fuerte y reanudarán su relación en el ciberespacio hasta que el ADSL les separe? Cuando eso tampoco funcione, ¿lo intentarán con el SMS? Quien sabe. El amor es una extraña pócima que actúa de forma diferente en cada pareja. Conozco una que está todo el día llamándose cariño, cari, amor, vida y, en realidad, lo hacen porque han olvidado su verdadero nombre.

viernes, 12 de octubre de 2007

¡Puños fuera!...de la calle

Adiós a la abejita

Cuentan que en un colegio dos alumnas de los últimos cursos quedaron embarazadas. Para evitar un hecho similar, la dirección decidió contratar a un especialista para que impartiera clases de educación sexual. Resultado: a final de curso eran ya seis las jóvenes en estado de buena esperanza.
Se armó tal revuelo que el claustro tuvo que reunirse de urgencia y tomar medidas de excepción. Tras muchas deliberaciones, representantes del departamento de Educación, padres de familia, profesores, alumnos y el experto en sexología llegaron a una decisión de consenso: a las jóvenes se les aprobaría las clases teóricas, pero se les suspendería las prácticas. Y a otra cosa, mariposa.
Viene esto a cuento por la polémica surgida tras la decisión de la Generalitat de repartir 400.000 folletos informativos sobre afectividad y sexualidad para niños de 10 a 11 años y adolescentes de entre 12 y 16 años. En ellos se explica, entre otras cosas, que la masturbación es «una forma de conocer el propio cuerpo» y asegura que «ni es obligatorio masturbarse ni todo el mundo lo hace».
Ahora comprendo por qué la última vez que le conté a mi hija lo de la abejita y la flor me preguntó: Aita, en el caso de que la flor quede embarazada ¿por dónde se toma la píldora del día después?