lunes, 31 de marzo de 2008

El eufemismo bien entendido


Si tienes que escribir una carta de recomendación para librarte de un compañero o empleado totalmente inepto, aquí tiene unas cuantas sugerencias. Si es un vago al que se le amontona el trabajo pendiente descríbele así: "Siempre encontrará motivos para ponerse a trabajar."
Si es de los que nunca están en su mesa: "Es difícil encontrar un hombre como él."
Si es más bien irresponsable: "No se preocupa por el número de horas que tenga que dedicar al trabajo."
Si tiene algún vicio inconfesable por el que se le ha despedido: "Creo que su auténtico talento se estaba desperdiciando aquí."
Si es idiota: "Nadie le podrá enseñar nada que no sepa ya."

No hay comentarios :