lunes, 17 de marzo de 2008

El taladro es la principal causa de divorcio


EL taladro, la culpa la tiene el maldito taladro. Hasta la aparición de esta herramienta, el tiempo libre era éso, un periodo de holganza para sestear, pescar, ver a los amigos o jugar a las cartas. Como la Semana Santa, por ejemplo. Pero alguien –vamos a suponer que con buena voluntad– puso el taladro a disposición del público en general y convirtió el tiempo de ocio en tiempo de bricolaje, que no es lo mismo.
Así, un viernes santo lluvioso cualquiera se levanta uno dispuesto a esculpir su figura sobre los almohadones del sofá viendo "La túnica Sagrada" y de pronto suena la frase fatídica:
-Cariño, ¿Por qué no aprovechamos para colgar el cuadro?
El cuadro. Puedes llevar treinta años viviendo en la misma casa y siempre habrá un cuadro que colgar. Aunque nadie escarmienta en cabeza ajena, yo aconsejo a los recién casados que se compren la casa con los cuadros colgados, porque no se imaginan ustedes la gran incidencia que tienen el taladro y el cuadro en el fracaso matrimonial. Hay parejas que han sobrevivido a la infidelidad pero que no han podido superar una mañana de bricolaje.
La cosa suele comenzar con que los tacos son grandes para los tornillos o pequeños para las brocas y terminar con un boquete en la pared similar al que produciría una granada anticarro.
Una empresa ha comercializado unos clavos que no necesitan taladro evitando así las discusiones en torno al agujero. De esta forma, las parejas pueden pasar directamente a pelearse por el resultado final:
-Está torcido.
-Torcido con respecto a qué, ¿al norte geográfico o magnético?
-Con respecto a tu barriga.
-Ya empezamos...
Josetxu Rodríguez

2 comentarios :

Camilo dijo...

Amigo,
Gostei muito deste blogue.
Fiz "link" no meu
www.broncasdocamilo.blogspot.com
Um abraço.

Josetxu dijo...

Obrigado, amigo.
Estamos en contacto