lunes, 23 de junio de 2008

¡Vodka, por favor!


MITROFÁN era un oso pardo ruso de cuatro años y 120 kilos de peso, que dormitaba en su jaula de feria cuando vinieron a por él y le emborracharon con vodka mezclada con miel para llevárselo a una cacería en la que participaba el Rey Juan Carlos. Este animal no podía vivir en libertad porque habría buscado a la gente, de hecho, los niños de Vólogda se acercaban para darle de comer con la mano.

"Su Majestad el Rey de España lo mató de un solo disparo", declaró a la prensa el ex policía, cazador y jefe de guardabosques Serguei Starostin, quién denunció el caso. Días después, se supone que presionado por sus superiores, afirmó que "el Rey no sabía nada". Como premio a su colaboración, Starostin andará hoy en Siberia retirando nieve de las carreteras con una cuchara.

Pese a todo, el escándalo en los diarios locales fue de considerables dimensiones, hasta el punto de que las autoridades intentaron meter en la jaula de Mitrofán a otro oso para disimular, pero los periodistas llegaron antes y la fotografiaron vacía.

La práctica de facilitar la caza a personajes ilustres es muy común en ciertas zonas de Rusia, donde cuentan que en una ocasión un plantígrado acosado por las escopetas cerca de un poblado salió huyendo en una bicicleta haciendo honor a su origen circense.

Curiosamente, desde el pasado martes, me siento un poco como Mitrofán. Al fin y al cabo yo era un periodista de feria responsable de Caduca HOY, un suplemento satírico pensado para divertir a los lectores, hasta que alguien pensó que también podría servir para subir "la autoestima" del monarca, un tanto maltrecha tras la aventura rusa. Nos juzgarán próximamente en la Audiencia Nacional. Sólo espero que nos emborrachen antes.
Josexu Rodríguez

2 comentarios :

alersito dijo...

Es lamentable el estado en que se encuentra el país. Es penoso que una persona abuse de un poder que los mismos ciudadanos hasta el cuello con las hipotecas le han dado. Seguirán apoyándolo con las banderitas de Spain hasta que Dios lo recoja. Soy de Sevilla pero no tolero la vida que se pegan los monárquicos y toda la tropa de políticos que chupan de nosotros, los ciudadanos de a pie.

Anónimo dijo...

Querido Josetxu.
Si te crees que te van a emborrachar antes del juicio es que eres un iluso o un bobo, y entonces no deberían declararte culpable sino incompetente (cosa que todos tus amigos sabemos desde hace mucho tiempo). Asi que ya puedes ir mamao de casa, o incluso borracho, por que en la Audiencia Nacional lo más normal es que te den de comulgar por duplicado, es decir dos hostias.
Mikeloto