miércoles, 2 de julio de 2008

Jesús interruptus


Pero ¡a quién puede ocurrírsele semejante cosa?

1 comentario :

Anónimo dijo...

¡Eso digo yo! Cuánto pirao hay por el mundo