lunes, 9 de marzo de 2009

Conversación telefónica entre una hija y su madre


-Hola mamá, ¿te puedo dejar los niños esta noche?
-¿Vas a salir?
-Sí
-¿Con quién?
-Con un amigo
-No sé porqué te separaste de tu marido, es un hombre tan bueno...
-Yo no me separé, él me dejó, mamá.
-Tú dejaste que se fuera y ahora andas por ahí con cualquiera.
-No ando con cualquiera, mamá. Bueno, ¿te puedo dejar los niños?
-Yo jamás os dejé a vosotros para salir con alguien que no fuera tu padre.
-Hay muchas cosas que tú hiciste y yo no hago Mamá.
-¿Qué me quieres decir?
-Nada, sólo quiero saber si te puedo llevar los niños.
-¿Vas a quedarte a dormir con el otro? ¡¡Qué diría tu marido si se llega a enterar!!
-¡¡¡Mi EX- MARIDO, mamá!!! Y no creo que a él le preocupe, desde que nos separamos no debe haber dormido ni una sola noche solo.
-Entonces te vas a quedar a dormir con ese vago.
-¡¡¡No es un vago!!!
--Un hombre que sale con una divorciada con hijos es un vago, y un vividor.
-No quiero discutir ¿te llevo los niños o no?
-¡¡¡Pobres criaturas, con una madre así!!!
-¿Así como?
-¡¡¡Con pajaritos en la cabeza, por eso te dejó tu marido!!!
-¡¡¡Basta!!!
-¡ Y encima me gritas!, ¡¡¡Seguramente que a ese vago con el que sales no tienes ovarios para gritarle!!!.
-¿¿¿Ahora te preocupa el vago??.
-¿Ves como es un vago? Yo me di cuenta desde el primer momento.
-Ya…!!!mejor te cuelgo!!!
-Espera, no cuelgues, ¿a que hora me traes los niños?
-No te los voy a llevar… porque ¡ NO VOY A SALIR !
-Pero, cómo... si no sales nunca..., ¿como piensas rehacer tu vida? ¿o pretendes quedarte sola el resto de la vida? ¡ Te vas a quedar para vestir santos! ¡ Oye, oiga, hola ! ¿Estas ahí? Encima me cuelga, la hija de… cualquiera estaría desando tener una madre tan comprensiva como yo… ¡Lo que tenemos que sufrir las madres!

Madre solo hay una... ¡Gracias a Dios!

2 comentarios :

fenrique dijo...

Si es que las madres son un bucle invulnerable!! no hay quien las pille!

mateo morral dijo...

yo aun sigo dándole vueltas a algunas cosas que mi madre me decía de pequeño.

cuando yo le decía que me comprara chocolate, su respuesta era no, que te lo comes.

Y claro de mayor tenía una terrible pulsión por comparar chocolate que no se comiera, todo es por un trauma.