domingo, 15 de marzo de 2009

Diez métodos para que te prohíban entrar en el híper

No te gusta ir al híper, lo sé. No te gusta cargar el carro, lo sé. No te gusta esperar para pagar, lo sé. Pero ¿cómo decírselo a tu pareja con lo que disfruta en la sección de lencería o en la de bricolaje? Si sigues estas recomendaciones, nunca más querrán que les acompañes. ¡Al fin libre!

1) Consigue 24 cajas de condones y colócalas al azar en los carros de la gente cuando no miren.
2)Programa todos los despertadores de la sección hogar para que suenen a intervalos de 5 minutos.
3) Haz un rastro de zumo de tomate en el suelo desde la zona de los cuchillos hasta los servicios.
4)Acércate a un empleado y dile en tono serio: “Código 3 en hogar". Observa la reacción.
5)Métete en un probador y grita muy alto: ¡Eh! ¡¡¡¡que no hay papel!!!!
6) Mira fijamente a la cámara de seguridad y utilízala de espejo mientras pescas en tu nariz.
7)Mientras miras cuchillos pregúntale a la dependienta si venden anti-depresivos.
8)Prueba tu “look Madonna” con todo el surtido de embudos de la sección de cocina.
9) Cuando haya un aviso por megafonía ponte en posición fetal mientras dices: “Otra vez las voces”.
10) Coge un carro que esté a rebosar e intercámbiale con otro que esté en el otro extremo del híper.
Remitido

1 comentario :

Anónimo dijo...

chocarte (sin querer) con el carro contra los expositores de latas, o de botellas de aceite o de tetrabriks y que se caiga toda la torre ella sola
Intercambiar las cajas de las cosas, por ejemplo, los turrones de chocalate donde los de nueces, los bombones donde los mazapanes o las sardinas donde los berberechos, etc. (aquí poner creatividad)
O si quieres vivir en la trena S.A. una temporada puedes hacer como el que han pillado grabando a las clientas con la cámara del móvil puesta en el carro de la compra