domingo, 26 de abril de 2009

Wifimaniacos en busca de hotel


UNO llama al hotel con la esperanza de encontrar lo que busca y un amable recepcionista le pone al día. -Mire -le explico- quisiera saber si su establecimiento tiene cobertura de móvil. -Por supuesto, señor, en todo el recinto, incluidos los ascensores, la bodega y el baño turco. Le diré más, hemos adaptado las bombonas de oxígeno del traje de submarinista para que usted pueda recibir llamadas y enviar sms bajo el agua sin ningún problema. Eso sí, el móvil anfibio lo pone usted, je, je. -¿Y wifi, tienen wifi? -Me ofende la duda, dice con aplomo. Nuestra señal inalámbrica es omnipresente y cuenta usted con pantallas táctiles de acceso a internet hasta en el portamaletas de la entrada. -¿Y tele? -De 42 pulgadas, plasma, 200 hertzios, 124 canales y teletexto en euskera batua. ¿Le hago la reserva? -¡Ni se le ocurra!, le contesto antes de colgar.

¡Es increíble! La segunda potencia turística del mundo y no hay forma de encontrar un puñetero hotel que sirva para lo que fueron creados: huir del trabajo, de la rutina y, por extensión, de Facebook, Twitter, el correo electrónico y todo lo que acabe en punto com. Ni siquiera las casas rurales se salvan. Llegas a una de ellas, al final de un camino pedregoso, y al poco descubres que hasta el perro le ladra a las cabras por medio de bluetooth para no molestar a los clientes. Es desesperante.

Y claro, así no hay forma de abandonar el vicio de la conexión perenne. Un servidor, que ya es mayor, no tiene remedio, pero me da pena mi hija. A su edad yo jugaba a saltar de baldosa en baldosa sin pisar las rayas y ella va saltando de espacio wifi en espacio wifi. Dice que fuera del wifi no se puede vivir. Que faltan ondas electromagnéticas. La miro y me da miedo y, para colmo, no puedo rebatirle porque no sé su messenger.

Josetxu Rodríguez

2 comentarios :

Casi un Dios dijo...

jajaja,...chale... es impresionante y asusta, yo ayer, cabe destacar que disfruto de ver peliculas infantiles y ayer vi wall-e y deverdad asusta ver hasta donde podemos llegar con este asunto de la tecnologia..... y lo que puede provocar...

Franky Molotov dijo...

Yo también la he visto, y la verdad es que somos así de absurdos. Hasta un robot tendría más sentido común jajaja