martes, 26 de mayo de 2009

Historias mínimas: Sibilinas como ellas solas...

Un hombre y su esposa estaban teniendo problemas en casa y dándose uno al otro el 'tratamiento del silencio".
De repente, el hombre recuerda que al siguiente día necesitaba que su esposa lo despertara a las 5 de la mañana para un vuelo de negocios.
No queriendo ser el primero en romper el silencio (y PERDER), le escribió en una hoja de papel: "Por favor, despiértame a las 5 de la mañana' y lo dejó donde sabía que ella lo encontraría.
A la mañana siguiente el hombre despertó para darse cuenta que eran las 9 de la mañana y que había perdido su vuelo. Furioso le iba a preguntar a su esposa por qué no le había despertado cuando se dio cuenta que en la mesilla había un papel que decía: 'Son ya las 5 de la mañana. Despierta."

4 comentarios :

Anónimo dijo...

ja ja ja muy gracioso, se ve que van a estar de por vida como marido de la mujer y mujer del marido, han entrado en una dinámica matrimonial sin remedio

jordim dijo...

qué pereza da el matrimonio..

Anónimo dijo...

Si ese tío era tan tonto como para no saber que existen despertadores se merece eso y mas.

Josetxu dijo...

La única forma de no perder en una guerra de pareja es no iniciarla