sábado, 14 de noviembre de 2009

Porno para ellas


Como la alternativa era aguantar el balbuceo de Jesulín en la tele, decidí alquilar una peli porno para mujeres. La protagonizaba una chica rellenita -debido a la retención de líquidos, no a su afición a las morcillas- que una mañana conoce a un hombre que la hace reír: maduro, con ojos de adolescente, culo de treintañero y cartera de consejero delegado. Él intenta cambiar la rueda de su coche sin conseguirlo y ella le ayuda levantando el vehículo con sus propias manos. Luego deciden ir a tomar un café y de paso ver algunos escaparates. Él le compra un ramo de rosas y le invita a comer al restaurante de unos amigos "un poco gays y un poco maricones" que practican el expresionismo abstracto con alubias pintas y txistorra. A media tarde, ella sugiere visitar su apartamento para regar los ikebanas y parten hacia allí cantando a grito pelado los éxitos de Mecano. Al llegar, ella recuerda que es el cumpleaños de su madre y él propone llamarla y cantarle el cumpleaños feliz a dúo. Así lo hacen. Luego se besan y charlan hasta que anochece. Ella le dice que va a ponerse cómoda y, mientras se ducha, él le plancha la lencería y le zurce el bajo de un pantalón. Luego, se desnuda y la espera metido en la cama. Cuando ella llega, él se ha quedado dormido con una rosa en la mano. Ella sonríe y se mete sigilosamente entre las sábanas para no despertarle. Luego apaga la luz. La peli ha durado cinco horas y veinte minutos y tengo lágrimas en los ojos. No sé muy bien por qué.
Josetxu Rodríguez

2 comentarios :

oscarbares dijo...

LOL creo que es una de las mejores descripciones que he leído de la tontería esta del porno para mujeres! jajaja
Me gustaría enlazarte un post relacionado de mi blog sobre el manifiesto del cine X feminista sueco :) y con tu permiso enlazar este desde allí.

Un saludo, es la primera vez que me paso pero no será la última!

Anónimo dijo...

A mí también casi me hace llorar. Pero no por el porno, sino por todo lo demás en lo que hace pensar. Me ha resultado admirable este artículo, es rompedor como todo lo de Josetxu, pero es especial, que suerte que haya personas capaces de expresarse así y que podamos leerlo