jueves, 17 de diciembre de 2009

La nueva careta de Belén Esteban


Mucho me temo que, por debajo, seguirá siendo la misma...



Belén Esteban se ha cambiado la cara, quizá porque la suya no tenía arreglo, y no se habla de otra cosa. Hasta su hija, Andreíta, se ha interesado por el tema y le ha preguntado a esa señora desconocida que ha entrado en casa dando voces, en dónde está su madre. “Soy yo, mentieeeendes. Y se acabó lo de ser hija única, porque voy a fabricarte un hermano ahora que mi marido está más dispuesto”, le ha contestado la princesa de Tele 5. Y claro, hay que comprender a la cría, porque se necesita tiempo para digerir que alguien que sale de casa pareciéndose a Poli Díaz, el potro de Vallecas, reaparezca un par de semanas después con los rasgos de una elfa de “El Señor de los Anillos”.
Y mientras se habla de esta transmutación estética y de si se tendrá que hacer otro carné de identidad, en el aeropuerto de Lanzarote, otra mujer, Aminatu Haidar, también ha decidido cambiar su físico con una huelga de hambre que se acerca al mes y que pone en peligro su vida. Y todo por unas vulgares convicciones morales. Una mujer que ha sido torturada, maltratada y amenazada de muerte y que no se da por vencida. Una mujer famélica, con la piel traslúcida por la debilidad y el cansancio y con unas ojeras casi tan grandes como las de Belén Esteban, pero que irradia una belleza infinita desde su interior. La belleza de quienes no se rinden a la injusticia, la serenidad de los valientes, el atractivo de los audaces. Esto sí que no hay cirujano que lo consiga. Ni siquiera con photoshop.

Josetxu Rodríguez





4 comentarios :

uxue dijo...

Pienso lo mismo, que por debajo será la misma mujer resentida, amargada y faltona de siempre.
Para eso no hay cirujía que valga, y con cerrar los ojos ya sabremos que es la Belen Esteban de siempre.

Enhorabuena por este blog, llevo tiempo leyéndolo, y me gusta mucho.

Un saludo

Josetxu dijo...

La belleza debería estar en el interior, como dice la canción...

Anónimo dijo...

aunque la mona se vista de seda mona se queda.

carlos de la parra dijo...

Ésta no se vá a ver bella ni con una reencarnación,lo que no comprendo todavía es porqué la mencionan siquiera en las noticias,si sólo le falta la escoba para salir volando.