lunes, 27 de julio de 2009

Hombre en la luna. Hambre en la tierra.


Alucino con el alunizaje. Han transcurrido 40 años desde que el hombre llegara a la luna y todavía hay hambre en la Tierra. Y si yo, que estoy bien nutrido alucino, supongo que los desdichados que viven por debajo del umbral de la pobreza habrán de estar desolados, pues para estar indignados precisan de las calorías que la rabia consume en su impotencia, y de las que no andan muy sobrados. Cuando se aprobaron los enormes presupuestos que requerían los proyectos de la carrera espacial, con ello se dio visto bueno también a la explicita promesa de que apostar por investigaciones de vanguardia en asuntos científicos semejantes a medio y largo plazo sus múltiples beneficios redundarían en el ciudadano medio y en el habitante medio de nuestro planeta. Pasados las efervescentes y orgiásticas celebraciones por haber llevado a la realidad algunas imágenes que mostrara en la ficción el visionario Stanley Kubrick, pasaron los lustros sin pena ni gloria y con la crisis de los años 80 hasta la NASA se vio obligada a poner los pies en la tierra y empezó a justificar tan fastuoso derroche económico diciendo que gracias a la carrera espacial muchos de los objetos cotidianos con los que ahora se encuentran los consumidores son fruto directo de la misma, desde los pañales desechables, hasta el horno microondas, pasando por el velcro, GPs, relojes digitales, etc.
No sé ustedes, pero esto me parece un pequeño paso para un hombre pero hacia atrás para la humanidad, pues si bien siempre ha habido hambre y miseria en el mundo, nunca antes en la historia tuvimos la oportunidad en el horizonte cercano de poderla erradicar como bien apunta J.D. Sachs en su obra El fin de la pobreza, eso si que sería un gran salto para toda la humanidad… el poder enviar a la luna el hambre y situar de nuevo al hombre y la Tierra en el centro de nuestra mirada científica, cosa que no estaría de mas si tenemos en cuenta que El Principio Antrópico y la singularidad de nuestro planeta van cobrando relevancia a pasos agigantados entre cosmólogos, físicos y matemáticos, y no es cuestión de contradecir a sus ecuaciones haciendo que en las misma concurra la paradoja de la aparición de un absurdo infinito que es lo que parece mediar entre nuestros grandes logros tecnológicos y nuestros escasos progresos morales o lo que es lo mismo la vertiginosa marcha de nuestro proceso de hominización y nuestra tortuoso y lentitudinario calvario de humanización. Pero como dijo Huxley la gran tragedia de la ciencia consiste en el asesinato de una bella teoría, a manos de un hecho feo.
Nicola Lococo

sábado, 25 de julio de 2009

miércoles, 22 de julio de 2009

Historia mínima: la ranita que habla

Iba un viejito por el bosque cuando escuchó a sus pies una débil voz. Se agachó y descubrió que quien le hablaba era una ranita:
- Soy una princesa hermosa, erótica y sensual, diestra en todos los placeres de la carne y el amor. La reina mala, envidiosa de mis encantos, me convirtió en rana, pero sí me das un beso, volveré a ser quien era y te daré todos los goces y deleites que mi voluptuoso temperamento y mi ardiente concupiscencia pueden producir.
El viejito levanta la rana y se la echa en el bolsillo. Asoma la cabeza la ranita y le pregunta muy desconcertada:
- ¿Qué? ¿No me vas a besar?
- ¡No! -Respondió el viejecito. - A mi edad es más divertido tener una rana que habla, que una maníaca sexual .

martes, 14 de julio de 2009

Burdeles piratas

A las chicas no les quedará más remedio que aprender a tocar otro instrumento

Acabo de descubrir la fórmula que utiliza Rubalcaba para ir desarticulando una tras otra todas las cúpulas de ETA: le ha encargado el trabajito de localización a la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE). Y no se rían, que lo digo en serio. Hasta la fecha no conozco una organización más efectiva en la defensa de sus intereses ni con agentes mejor formados para llevar a cabo su labor. Basta echar un vistazo a la hemeroteca para deleitarse con sus hazañas y descubrir que lo mismo son capaces de infiltrarse en una boda disfrazados de invitado ¡al precio que está el cubierto! que de participar de teloneros en un concierto benéfico en el extrarradio para ver si alguien tararea algo con derechos de autor. Si hasta mandaron examinar El Cantar de los cantares del Rey Salomón por si le había plagiado algo a Ramoncín. Ya te digo.

Así que el astuto Rubalcaba sólo ha tenido que enviar un dossier a la consabida sociedad informándola de la cantidad de CD y DVD piratas que encuentran en los pisos francos para que los sabuesos de Teddy Bautista se pongan manos a la obra. Calculo que en seis meses, la SGAE tendrá el organigrama definitivo de ETA, y si no lo tienen antes es porque ahora están metiéndole mano a los puticlubs de Badajoz. A primera vista, una persona desinformada podría pensar que reproducir a lo vivo las escenas de las películas porno también está sujeto a copyright, pero no es así, bueno, al menos por ahora. El delito que han cometido los burdeles extremeños es colocar gramolas sin pasar por caja. Vamos, que lo de los proxenetas, la trata de blancas, el tráfico de cocaína y la explotación de las señoras putas es en realidad una tapadera para reproducir música sin pagar el canon. Y eso sí que no. La SGAE les envió un batallón de policías precedidos por la cabra de la Legión que en doce horas inspeccionaran 47 clubes y requisaron 11 de esas maquinitas piratas. En la retaguardia iba la Brigada de extranjería, que detuvo a 17 mujeres sin papeles. ¿Ven lo que les decía? Rubalcaba ¡qué listo eres!

Josetxu Rodríguez

Ayuda de scriptorium



Los problemas informáticos vienen de lejos...

sábado, 11 de julio de 2009

Cuerpo de Pajilleras del Hospicio de San Juan de Dios, de Málaga



“En diciembre de 1840, se autorizaba la creación (merced a una especialísima dispensa del Obispo de Andalucía) del Cuerpo de Pajilleras del Hospicio de San Juan de Dios, de Málaga.

Las pajilleras de caridad (como se las empezó a denominar en toda la península) eran mujeres que, sin importar su aspecto físico o edad, prestaban consuelo con maniobras de masturbación a los numerosos soldados heridos en las batallas de la reciente guerra carlista española.

La autora de tan peculiar idea, había sido la Hermana Sor Ethel Sifuentes, una religiosa de cuarenta y cinco años que cumplía funciones de enfermera en el ya mencionado Hospicio. Sor Ethel había notado el mal talante, la ansiedad y la atmósfera saturada de testosterona en el pabellón de heridos del hospital. Decidió entonces poner manos a la obra y comenzó junto a algunas hermanas a "pajillear" a los robustos y viriles soldados sin hacer distingos de grado. Desde entonces, tanto a soldados como a oficiales, les tocaba su "pajilla" diaria. Los resultados fueron inmediatos.

El clima emocional cambió radicalmente en el pabellón y los temperamentales hombres de armas volvieron a departir cortésmente entre sí, aún cuando en muchos casos, hubiesen militado en bandos opuestos.

Al núcleo fundacional de hermanitas pajilleras, se sumaron voluntarias seculares, atraídas por el deseo de prestar tan abnegado servicio. A estas voluntarias, se les impuso (a fin de resguardar el pudor y las buenas costumbres) el uso estricto de un uniforme: una holgada hopalanda que ocultaba las formas femeniles y un velo de lino que embozaba el rostro.

El éxito rotundo, se tradujo en la proliferación de diversos cuerpos de pajilleras por todo el territorio nacional, agrupadas bajo distintas asociaciones y modalidades. Surgieron de esta suerte, el Cuerpo de Palilleras de La Reina, Las Pajilleras del Socorro de Huelva, Las Esclavas de la Pajilla del Corazón de María y ya entrado el siglo XX, las Pajilleras de la Pasionaria que tanto auxilio habrían de brindarle a las tropas de la República.”
Autor Pedro Moreno

Si non è vero è ben trovato

viernes, 10 de julio de 2009

Evolución del argumentario sobre los trajes de Camps


Visto en El daño de Luzbel

"Paso 1.- Esos trajes los pagué yo, nadie me los regaló.

Paso 2.- Bueno, vale, no los pagué, fueron un regalo (A partir de este punto olviden que he mentido y sigan creyéndome. Gracias). ¿A quien no le regalan trajes caros, coches de lujo o similares? ¿es importante que el que me haga regalos luego tenga contratos con la administración que presido y se forre?

Paso 3.- Estolohacentodos!! Pero todos, empezando por el presidente ZP…¡al que regalan anchoas! (oooh). Además, Chaves es un corrupto mucho mayor. Garzón se ha metido con el franquism…digooo, le han pagado mucho así de forma rara. Por no olvidar que escribís artículos contra mí y no condenais a Castro, Stalin y al Dr. Muerte. ¡Ja! ¡vosotros me vais a dar lecciones! ¡pedid perdón por todo esto antes o callaos!

Paso 4.- Deberíamos despenalizarlo, chicos. Total, es una gilipollez. No es nada sospechoso, malo ni condenable que ése que te hace regalos haya montado una empresa justo cuando tú ganas las elecciones, y que durante cuatro años esa empresa nueva reciba contratos de más de 5 millones de euros en contratos con la Comunidad Valenciana. Es del todo seguro que esos regalos son a cambio de nada, por-fa-vor. No seamos malpensados y rebuscados. Sigamos creyendo en los unicornios. Recuerden que cada vez que alguien dice “yo no creo en las hadas” se muere un hada. Además, así los ferraris podrán traerlos a casa de día y no a oscuras (que a veces con la falta de luz se rozan con alguna columna y hay que repararlos: un fastidio). Eso sí que ayuda a la transparencia y buena imágen del ciudadano hacia la política. Cohecho, cohecho, bah: os fastidia que tengo buenos amigos y vosotros no.

Paso 5 (en proyecto).- (Tapándose las orejas con las manos) Na-na na-na-na! No oigo nada! Na-na na-na-na!"

Risto Mejide en acción. ¿Debería estar en el parlamento?

miércoles, 8 de julio de 2009

Infusión nuclear


Con una etimología de andar por casa, es fácil derivar libro de libre, y a la hamburguesa darle el significado de hambre de ciudad… Sólo así podemos entender la energía nuclear como la más respetuosa para con el medio ambiente y la naturaleza, por aquello de que los griegos denominaban physis a esta, voz de la que procede nuestra querida física y a la que algunos pretenden remontar la propia fisión que acontece en los reactores, cuando no la mismísima fusión accidental, que habríamos de contemplarla como una remota posibilidad de lo más natural, y ya puestos tomar a la radiactividad como la inocua e inocente afición practicada por los radioaficionados a los que se sepa, no les pasa nada y llegan a edades centenarias con una salud pareja a la del anciano de la Cocatrola.

En este disparate de la ciencia fisión, con fusión o sin fusión, en el que reina la confusión, algunos flirtean con las enseñanzas de Confucio por idéntico proceder que el apuntado en materia tan inestable, de igual modo que los hay que aclaman a Ronaldo por ser ellos muy católicos, y el muy Cristiano, y así, como comprenderán, corremos todos el riesgo de que transcurridos los años, más de uno los habrá que confundan las ruinas de las centrales nucleares con la catedral que tanto asombrara a Stendhal por aquello de la cúpula de Brunelleschi, cuyo síndrome, también puede ser considerado una reacción, como reaccionario empieza a calificarse desde las campañas mediáticas orquestadas a cuantos se oponen con más conciencia que ciencia a la naturaleza de las centrales nucleares que no solo son naturales, sino también limpias, seguras, rentables, fuente de riqueza, trabajo, prosperidad, belleza, bondad, verdad, democracia, libertad, y si nos ponemos místicos, hasta diría que emana y radia energía en forma de rayos gama, como hiciera en su día el Arca de la Alianza para que un futuro Frankenstein observe detenidamente sus efectos sobre las margaritas.
Nicola Lococo

lunes, 6 de julio de 2009

¿Por qué asesinaron a Michael Jackon?




Este ensayo de sus próximos conciertos podría ser la razón....

miércoles, 1 de julio de 2009

Algunas retransmisiones deportivas sinceras

Es siguiente texto es de uno de mis ídolos, Jaime Antville. Escribe en su blog "La decadencia del ingenio" . Por favor, no os lo perdáis.


Fútbol
Se pasan el balón en el centro del campo. Están todos quietos. Uno trota. Se para. Se vuelven a pasar el balón. Se lo pasan al otro equipo. Siguen paseándose por el centro del campo. Trotan. Uno camina. Se pasan el balón. Otra vez. Y otra. Otra más. Aún se lo pasan otra vez. Siguen. Siguen. La pelota se para. El portero grita algo. Un espectador insulta al árbitro. Los jugadores se pasan el balón en el centro del campo. Otro pase. Otro más. Se la pasan otra vez. Y otra. Una vez más. Pase atrás. Pase al frente. Pase al lado. Pase al otro lado. Pase al mismo lado del principio. Pase largo. Sale fuera. Un espectador le pega a otro. Alguien tira una moneda. Le da al portero, que se cae. Se para el juego veinte minutos. Se reanuda el juego. Se pasan el balón en el centro del campo.

Ciclismo
Están pedaleando. Avanzan todos juntos. Siguen pedaleando. Llevan tres horas así. Ahora hay dos que beben agua. Siguen pedaleando. Pedalean. Ahora hay una cuesta. Pedalean. Pedalean. Y, a ver... Sí, pedalean. Uno se deja llevar sin pedalear. Otro se rasca. Hay dos que hablan de sus cosas. Siguen pedaleando. Ahora cogen una curva. Uno adelanta a otro. El otro adelanta a uno. Pedalean. Sólo faltan dos horas para que acabe la etapa y esto está muy emocionante. Otro que bebe agua. Pedalean, pedalean. Pedalean. Y parece que... Efectivamente, siguen pedaleando. Ahora una vista desde el helicóptero. Frase usando la expresión "serpiente multicolor". Pedalean. Uno come algo, desde aquí no se ve lo que es. Un bocadillo supongo. Esto es espectáculo, señores. Pedalean. Siguen pedaleando. Un poco más. Ni cuesta abajo dejan de pedalear. Bueno, esos de ahí, sí. Perdedores. Uno se ajusta la gorra. Pedalean.

Baloncesto
Diez monstruos de más de dos metros de altura, mandíbula desproporcionada y pelos en los hombros han encontrado una forma de que la gente les admire sin tener que arrancarle la cabeza a nadie.

Maratón urbana
--¿Cuándo les decimos que en metro tardarían veinte minutos en hacer el mismo recorrido?
--Espera, espera, que hace tiempo que no me reía tanto. Mira ese como suda. Apuesto cincuenta euros a que se desmaya en menos de media hora.

Fórmula 1
Han dado otra vuelta. Y otra. Parece que uno va a adelantar a otro. No, le está doblando. Ahora sí, el rojo está pegado. Sigue pegado. Está más pegado. Ahora se despega. Otra vuelta más. El rojo sigue pegado. Lo intenta. Sólo ha conseguido despegarse un poco. Sigue pegado. Uno para y pone gasolina. Sale. No adelanta a nadie. Sato golpea a otro. El rojo sigue pegado. Más pegado. Más. Menos. Se pega mucho. Más. Parece que... No. Sigue pegado. Le va a adel... No. Se pega más. Se despega. Mantiene la pegazón. Se pega más. Un poco más. Menos. Más. Más. Menos. Otra vuelta. Está pegado. Se despega. Se pega más. Menos. Más. Faltan veinte vueltas, así que ya no merece la pena arriesgar y se despega un poco.

Tenis
Uno le da. Ahora le da el otro. Uno le da. Ahora le da el otro. Punto. Uno le da. Ahora le da el otro. Uno le da. Ahora le da el otro. Uno le da. Punto. Uno le da. Ahora le da el otro. Punto. Uno le da. Falta. Uno le da. Ahora le da el otro. Punto. Uno le da. Uno le da. Uno le da. Uno le da. Uno le da. ¡Eh, está haciendo trampas! Ahora le da el otro. Uno le da. Ahora le da el otro. Uno le da. Ahora le da el otro. Punto. Uno le da. Ahora le da el otro. Uno le da. Punto. Uno le da. Ahora le da el otro. Uno le da. Ahora le da el otro. Uno le da. Punto. Uno le da. Falta. Uno le da. Punto.

Atletismo
Corren. Van rápido. Llegan a la meta. Ha ganado el que se ha dopado más. O mejor. Todos morirán antes de cumplir los cincuenta.