sábado, 9 de enero de 2010

Los otros dígitos de la DGT



La estadística, soporte imprescindible para todo saber útil, cuya flexibilidad permite tanto representar una comedia como una tragedia, tras haberse dado a conocer en la escena política donde ha desempeñado los distintos papeles que se le han querido asignar, con mayor o menor fortuna, desde el poder, puede en cambio ofrecer sus servicios igualmente a plataformas cívicas de defensa e información ciudadana, si somos capaces de organizar una colecta paralela a la de los impuestos para realizar nuestras investigaciones independientes y posteriormente publicitarlas.  
Los Gobiernos, las Instituciones, y los Organismos Públicos se valen de nuestros dinero para contratar encuestas y estudios estadísticos no con ánimo de informar a la población, sino para justificar su labor, cuando no para mantenernos del todo engañados. Pongamos por caso lo que hace la DGT:  Este tentáculo gubernamental, todos los fines de semana, durante los puentes, a principios y finales de los periodos vacacionales, nos angustia y amedrenta con datos que a mi entender, aún siendo ciertos, no es que me interese mucho conocerlos. ¿ Para qué me va a interesar saber a cada momento cuantos muertos en carretera ha habido hoy? Ni que tuviera intereses en bolsa  la funeraria...
A mi lo que de verdad me importa, es conocer cuantos muertos hay en vehículos de alta gama, y cuantos en turismos de hojalata. ¿No les parece curioso que nos informen de los segmentos de edad de los fallecidos y no de su clase social...?.A menudo, la DGT habla de los muertos de camino a la playa, y a la discoteca, cuando más repercusión tendría para los trabajadores averiguar cuantos de ustedes se dejan la vida de camino y vuelta de trabajo. Sus campañas publicitarias inciden de continuo en nuestra responsabilidad de llevar casco, de ponernos el cinturón, etc pero hago en falta que se publiquen con números los tramos de carretera en los que más accidentes hay, no vaya a ser que existan puntos negros y se precisen anuncios de la DGT que recuerde al gobierno su responsabilidad en carreteras y transportes. Por no hablar de móviles, radares, alcoholemia...
¿Cuando van a prohibir a la industria del automóvil vender en España utilitarios que no sobrepasen la velocidad máxima permitida?  No estaría de más que se pormenorizada la relación, velocidad del vehículo / calidad de los materiales / seguridad...Estos son las realidades de la que me gustaría tener estadísticas y dígitos todas las semanas. Pero la DGT que cree que solo sabemos contar con los dedos de una mano, nos escamotea esta otra cuenta, digitalización más parecida al hurto de información, que a la matemática que se iniciara precisamente con los dígitos, o sea, con los dedos.
Nicola Lococo

No hay comentarios :