domingo, 30 de mayo de 2010

Había una razón, Dios no podía ser tan injusto

La celulitis, es una defensa orgánica de la mujer.
 
El organismo aloja en nuestro trasero el exceso de grasa que comemos, en vez de taponar nuestras arterias.
Por eso los hombres sufren infartos en mayor número que las mujeres.
Yo tenía la certeza que había un motivo...
Dios no podía ser tan injusto!!!

No hay comentarios :