martes, 26 de octubre de 2010

La pulsera mágina de Leire Pajín


Es un poco desconcertante que Leire Pajín, la nueva ministra de Sanidad, haya llevado durante un tiempo en la muñeca la pulsera Power Balance, ese chirimbolo pseudocientífico y engañabobos que cura todo lo que se cura por sí solo. La publicidad la vestía con poderes de tal magnitud que transportaban el cuerpo a un periodo anterior a la contaminación con hamburguesas, donuts y chuletones al clembuterol, cuando todo el mundo sabe que eso sólo puede hacerlo el parche de titanio que se pone el príncipe Felipe detrás de la oreja. Pero el príncipe puede hacer lo que quiera, porque, al menos por ahora, no es ministro de Sanidad. Sin embargo, Leire Pajín tendría que estar vacunada no sólo contra la gripe A, sino también protegida contra los mercachifles y otros buhoneros de Raticulín.
Parece que no es así, y, ahora, corremos el peligro de ver a la bruja Lola de viceministra de ambulatorios o secretaria general de Productos Milagro. Aunque también cabe la posibilidad de que Zapatero, que no hace putada sin hilo, quiera cargarse de un plumazo las listas de espera y de paso el turismo sanitario de los jubilados europeos, poco propensos a que intenten curarles el reúma con un holograma de Belén Esteban, por poner un ejemplo plausible. El caso es que si a la ministra cesante, que era una lince, le vendieron millones de vacunas inútiles a precio de oro, imagínense lo que pueden venderle a ésta que anda por ahí con una pulsera que sólo le ha servido para llegar a ministra… ¡Coño, pensándolo bien igual me compro una!

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Las vacunas... Mientras pensaban en la gripe A estábamos en ralentización económica, no en crisis, y así todo, el camarote de los presuntos hermanos de Marx

Josetxu dijo...

A ver este año qué se inventan...