domingo, 26 de diciembre de 2010

Sofistiqueision navideña


LOs
que somos estoicos por naturaleza tenemos que pararnos a pensar cada vez que alguien nos pregunta si tenemos algún capricho que puedan satisfacer con su regalo navideño. Pero este año lo tengo claro: nada de calzoncillos anticelulíticos ni ratones que trinan como el que han creado los chinos para completar el zoo de los perros-salchicha y los osos-hormigueros. Quiero un perfume, uno de esos que salen en la tele y que yo no me atrevo a comprar porque haría el ridículo pronunciando su nombre. Después de ver los anuncios plurilingües con que nos acosan como si esto fuera niuyork, cualquiera entra en un sitio chic y le pide a la dependienta de diseño que te ponga un frasco de Yves Saint Laurent o de Van Cleef & Arpels con acento botxero. A lo mejor la modelo que está detrás del mostrador no sabe ni castellano batua. O anda por los alrededores Carmen Lomana haciendo shopping y te arrea dos guantazos de Gucci sin darte ninguna explicación por emponzoñar con tu deficiente declamación el nombre de un artículo tan sofisticado.
Por eso, le he sugerido a mi esposa, compañera y, sin embargo, amiga, que tiene más mundo y algo de latín, que adquiera uno para colocarlo esta noche junto al árbol. Pero eso sí, dejándole claro que si le ponen pegas o no la entienden a la primera, que pase de ellos y compre un tarro de Ambipur, que como es para
poner en el armario de los zapatos lo mismo me da una cosa que la otra.
Josexu Rodríguez
Josetxu Rodríguez

4 comentarios :

Anónimo dijo...

¡Sí, hombre, sí; ya está bien de tanta tontería, de tanta voz de matices autistas pronunciando mal, a la inglesa, un nombre de perfume francés, que inmediatamente cien millones de imbéciles repiten, mal también! Inteligente y encantador que le pongas el perfume a los zapatos, que imagino suficientemente mugrientos como para no desentonar demasiado.
¡Feliz Año Nuevo! (para no desentonar demasiado).
Rafel

Aniña dijo...

cualquier cosa para vender!
un besito

Anónimo dijo...

Aupa los estoicos!

Anónimo dijo...

Yo, desde pequeño, siempre usé la colonia de mi padre, "el Varón Dandy" de toda la vida, a él, osea a mi padre, no le fue nada mal con ella (con la colonia), tuvo 6 hijos (todos varones, menos dos). Pero desde que me emancipé, osea, cuando mis padres consiguieron echarme de casa, solo uso las colonias de muestra de El Corte Inglés. Me meto al Corte, planta baja, sección perfumería y me perfumo con los frascos de muestra. A veces acierto y tengo éxito, otras veces consigo que la gente (osea el prógimo) no se acerque a mí a más de dos metros.

Peor es lo de un amigo mio, desde que sus padres le emanciparon no se ha vuelto a echar colonia, él dice que usa O´de Tigre.

Mikeloto