domingo, 13 de marzo de 2011

La fórmula del todoterreno 4x4=110

EL tío se pasó semanas visitando páginas webs y foros de coches escrutando el comportamiento de los vehículos todoterreno. Fue minucioso y archivó la documentación de cada uno en diferentes carpetas: mejor motor, mejor calidad-precio, mejores prestaciones y así. Más tarde comenzó su peregrinaje por los concesionarios de diferentes comunidades autónomas. Analizó al detalle sus características y sopesó precios y promociones. Recopiló varios kilos de catálogos de alto contenido erótico para los amantes de la gasolina que leyó con devoción: estabilidad VSC, sistema de suspensión KDSS, Crawl control... Aquella sopa de letras le producía un cosquilleo en la columna vertebral muy similar al que experimentaba cuando le mordisqueaban la oreja. No contento con eso, aprovechó las vacaciones para probar uno por los terraplenes del Alto Atlas.

Tras esta experiencia consideró que ya estaba preparado para tomar una decisión. Eligió un 4x4 monumental, de 80.000 euros, con asientos de cuero calefactados, aerogenerador, ordenador para conductor y acompañantes, televisión 3D, defensas laterales antirinocerontes, llantas de 18 pulgadas sin aire, piloto automático con satélite propio y un TomTom que detecta puticlubs de carretera con happy hour. Lo estrenó con su novia en Matxitxako y sus faros de xenón atrajeron a un petrolero hasta los acantilados. Fue una pasada. Ahora le veo por la autovía a 110 y consumiendo 16 litros a los cien y me da la risa floja. Y no sé por qué.

Josetxu Rodríguez

4 comentarios :

Gary Rivera dijo...

que bestia el tipo!! Yo lo pateo!!!

MENTALISTA dijo...

¿eS UN POCO IMBÉCIL AHORA NO?

Aniña dijo...

es como el anuncio de Ya.com
http://www.youtube.com/watch?v=caL33N-QD-w

Anónimo dijo...

muy bueno, esta desconexión entre expectativas y realidad se parece a la relación empresa-cliente, cuando se oferta algo con toda ilusión, resultado de mil esfuerzos, mil experiencias, mil horas de formación... y va el cliente piensa que es lo mismo que puede hacer un estudiante de FP de último año, al que está a dispuesto a remunerar un 33% por encima del presupuesto que acompaña la oferta que le presenta la empresa