viernes, 30 de septiembre de 2011

Descerebrado se quita un tatuaje con una pulidora




EN Yankilandia puede pasar cualquier cosa; y en Illinois, ni te cuento. La última majadería la ha protagonizado Larry Schofield, a quien saludo desde aquí y le deseo una pronta recuperación. Al citado individuo no se le ocurrió otra cosa que quitarse el tatuaje con el nombre de su exmujer con una pulidora neumática. La operación, en un garaje, la dirigió un colega ataviado con guantes de fregar, mientras el resto de la cuadrilla lo documentaba con fotografías y un vídeo que ahora cuelga de internet .
Comparado con Larry, Chuck Norris es un mindundi, aunque, intelectualmente, le lleve muchas cabezas de ventaja. En este mundo cambiante, en el que la tasa de infidelidad está por encima de la prima de riesgo, es una tontería grabarse el nombre de la amada. Estaría más ajustado a la realidad colocarse una calcomanía de esas que salen en las chuches por si algún día se acaba el amor.
Aún así, si tras una noche de alcohol y luces extrañas amaneces con su apelativo en el brazo, no hace falta recurrir a los juguetes de Leroy Merlín para arreglar el desaguisado. A Larry no le da la cabeza y lo mismo podría haberse operado de apendicitis con el cuchillo de la mantequilla que amputarse el brazo y tirárselo al perro, pero tenía opciones menos traumáticas. Por ejemplo, buscarse una novia con el mismo nombre. Pero para eso tenía que pensar y no está demostrado que pueda hacerlo.

Historia mínima: la buena racha


Este tuvo mejor suerte...

Una mujer sale como loca al balcón de su casa, y le grita a su marido que está en el parque hablando con los amigos:
-' ¡¡Pepe!! ¡¡Pepe!! ¡¡¡Que me han tocado 50 millones en la Primitiva !!! '
El hombre salta como loco de alegría, pasando de los amigos, y sale lanzado hacia el domicilio conyugal para abrazarse con su mujer. Está cruzando la calle, y en eso ¡¡¡¡¡¡¡Zaaaaaaaaaaassss!!!!!!!....... aparece un trailer a 90km/h y sin frenar, que se lo lleva por delante.
La mujer abre los ojos hasta sacarlos casi de las órbitas, y dice: ¡¡¡ Jooooooderrrrrrr !!!
¡¡¡Cuando se está en racha.....se está en racha!!!

domingo, 25 de septiembre de 2011

¡¡¡Satélite vaaaa!!!



PARAGUAS de titanio o txapela de kevlar, ustedes eligen, pero no se les ocurra salir hoy a la calle sin protección, porque un satélite de la NASA, con alzheimer y del tamaño de un autobús, se precipitará sobre la Tierra allí donde le venga en gana. Si me apuran, les aconsejaría pasar la mañana en los túneles de la Supersur, aunque para ello tengan que rascarse el bolsillo, que toda precaución es poca.
Dicen los científicos que el aguacero de chatarra tendrá lugar entre Canadá y Sudamérica, que es lo mismo que no decir nada. Sobre todo, si se cumplen los deseos de decenas de miles de italianos, que están rezando para que caiga sobre Berlusconi, según anuncian con mucho cachondeo en el blog Rokambol News. Copiando la idea, ya hay miles de feligreses acumulando plegarias para que la lluvia de fuego alcance a Esperanza Aguirre, aunque ni unos ni otros confían en el éxito. Si a Berlusconi no han conseguido cazarle los fiscales de Nápoles, no creo que lo haga una cafetera estratosférica; y, en el caso de Esperanza Aguirre, no serviría de nada, porque saldría indemne al igual que lo ha hecho de accidentes de helicóptero, atentados islamistas y demás desgracias que solo nos afectan a los humanos. Ya hay quien apunta que ella es, en realidad, un Terminator enviado a este planeta para acabar con los maestros y después con Gallardón y Rajoy, y así convertirse en una dama de hierro. Por eso el satélite la respetará. Perro no come perro.

jueves, 22 de septiembre de 2011

lunes, 19 de septiembre de 2011

Visita del Papa a Madrid: Equis, Uve, ¡Palitos! muchos palitos


Si te perdista la canción del verano, aquí te la recordamos para que la cantes cuando te vayas a la cama.
También incluimos la versión en hard rock, cortesía de Luisma, con muchos muchos palitos...




domingo, 18 de septiembre de 2011

viernes, 16 de septiembre de 2011

Padres outles


LA niña ha colgado unas fotos en Tuenti desde su actual residencia en una urbanización de lujo en Dallas, en donde ha sido acogida para hacer 4º de la ESO en un instituto tejano que tiene muy poco que ver con el de Física y química
En la imagen está sentada al volante de un hummer rosa. Por la ventana del vehículo se percibe una casa de ensueño junto a un lago. En las otras hay motos de agua, parques de atracciones y una pizzas del tamaño de la rueda de un camión mediano. También aparecen sus padres de acogida y sus dos hijas. Él, modelo armario, es joven, alto, lozano y con cara de salir de una guerra de almohadas; la madre, encantadora y sonriente; y las niñas, de anuncio de champú infantil. Bajo las imágenes hay una especie de carta a sus padres, que viven en Laudio, en la que les informa de que, tras un mes viviendo en Estados Unidos, no tiene ninguna intención de volver al pueblo, porque no podría soportarlo. 
A ellos casi les da un vahído. Han pasado meses madurando la decisión, superando su instinto paternal, haciéndose a la idea de que van a perderse parte de la adolescencia de su hija para mejorar su educación y ahora se dan cuenta de que para ella son poco más que el happy meal de McDonalds. Es posible que la niña recapacite y en algún momento del curso les eche de menos pero, si no es así, la única opción que les queda es invitar a la familia tejana a los próximos Sanfermines y secuestrar a su hija aprovechando el barullo. Qué triste.
Josetxu Rodríguez

miércoles, 14 de septiembre de 2011

¡Apadrina un niño español!, Gǎnxiè

Otra viñeta genial de Santi Orue en El Jueves

Pobres ricos, pobres


LOS pobrecitos están pasándolo mal. Me refiero a los supermegarricos, a esos que podrían contratar como palanganero al senador más acaudalado. Y lo pasan mal porque se esfuerzan en ayudar pero no encuentran la manera de hacerlo. Hasta les gustaría pagar impuestos, algún impuesto, el que sea, pero no les dejan. “¡Faltaría más!, dice la derechona del carajillo party.Esto lo solventamos nosotros a partir del 20-N con un par de decretos y media docena de resoluciones adicionales. Estaría bueno que los señoritos costearan la ronda cuando pueden hacerlo a escote dos repartidores de pizzas con seis trienios, diez parados y una viuda”.

Pero ellos insisten y hacen lo que pueden para mejorar la situación. Quieren animar el consumo comprando maseratis, palacetes con helipuerto, yates y jets privados que les traigan el caviar desde el Eroski de Moscú, pero ni aun así. Han llenado el garaje de bólidos y palos de golf y los índices siguen por los suelos. Otro tanto ocurre con sus capitales: invierten en empresas en crisis, deuda soberana, acciones a tutiplén, pero lo único que consiguen es hacerse más y más ricos, más y más rápido.

Es la maldición de Rockefeller, que afecta a quienes compran cuando todo el mundo vende y venden cuando todo el mundo compra. Si, al menos, todos les ayudáramos adquiriendo ferraris seguro que la economía iría de puta madre. Pero somos unos insolidarios, y así no hay manera.
Josetxu Rodríguez

martes, 13 de septiembre de 2011

sábado, 10 de septiembre de 2011

El 50% de las estadísticas son la mitad


CON la estadística en la mano puede afirmarse sin temor a equivocarse que en la Ciudad del Vaticano, que mide 44 hectáreas, hay dos Papas por kilómetro cuadrado. Por eso, cualquier cifra con un tanto por ciento detrás debe hacernos sospechar. Sobre todo, si los estudios en los que se basan esos procentajes están patrocinados por lobbys o marcas comerciales y publicados en revistas o web que ellos mismos crean.
Ahora que quien más quien menos anda con un katxi en la mano, volveremos a leer la noticia que relaciona el consumo de alcohol con la menor incidencia del alzheimer. Si hacen un poco de memoria, ese mismo efecto se lo adjudicaban las tabaqueras a la nicotina. No hace falta recordar que esos estudios, para ser fiables, deberían incluir no solo a los clientes vivos, sino también a los que han muerto por los efectos del tabaco o el alcohol antes de llegar a viejos.
Podríamos compararlo con el ejemplo de los aviones de la Segunda Guerra Mundial: alguien propuso inspeccionar los aviones que regresaban de sus misiones y reforzar las zonas que recibían más balazos. Pronto se dieron cuenta de que era un error, ya que lo que había que reforzar eran las áreas donde recibían impactos los que no volvían.
Si las tabaqueras y las empresas que venden alcohol tuvieran una compañía aérea, los medios de comunicación publicarían titulares de este tipo: “Volar es muy seguro: el 99,99 por ciento de los fallecidos en accidente aéreo no mueren en el aire sino al llegar al suelo”. Para el caso es lo mismo.
Josetxu Rodríguez

miércoles, 7 de septiembre de 2011