miércoles, 25 de julio de 2012

Inconvenientes del animalito



ES lo que tienen los animalitos, que son muy graciosos, pero muy absorbentes. Te fijas en ellos cuando los ves por la calle o en casa de los amigos y, en seguida, te encaprichas. Los ojitos chispeantes y esos divertidos chupetones llenos de babas. Tan cariñosos y tan tiernos. Quiero uno como ese, dices impulsivamente. Menos mal que luego llegas a casa y te lo piensas mejor. Lo hablas con tu pareja y empiezas a ver los inconvenientes. Son entrañables, hacen compañía, pero de pequeños destrozan todo. Imagínate cómo quedaría el sofá de alcántara color beige. Además, necesitan un presupuesto considerable: alimentación especial, revisiones periódicas y un montón de complementos para que vayan a la moda. Luego están los horarios intempestivos, porque duermen a cualquier hora y, por la noche, suelen dar la murga que no veas, sobre todo, los primeros meses. Además, argumentas, trabajamos mucho y pasamos muy poco tiempo en casa. El pobre nos echará de menos. Por no hablar de las vacaciones, que no sabes con quién dejarlos, y si te los llevas, tienes que estar pendiente de ellos todo el día. Hay muchos sitios, incluso, en los que no les dejan entrar y es un problemón. En fin, que entre una y otra cosa, el propio sentido común te dice que es mejor no tener hijos. En todo caso, quizás podrías plantearte adoptar un perro, pero es mejor que también lo consultes con tu pareja. Por si las moscas.
Josetxu Rodríguez

2 comentarios :

Gary Rivera dijo...

jajajajajajaja me duele el ombligo de reirme! jajajajaa

Pues yo pensaba en mi pobre Tobias (mi perrito) y lo acariciaba mientras te leia! jejeje

Pero bueno, los hijos son mas caros! jajaja
Por eso (la naturaleza es sabia) existen los sobrinos! que son algo asi como hijos, pero sin tooooodas las responsabilidades! jajajaja

Y cuando te aburres pues lo devuelves con los padres y listo! jajajaja

Josetxu Rodríguez dijo...

¿a quién devuelves los niños?