domingo, 5 de agosto de 2012

Las termitas del sistema


EL primer indicio de que el sistema estaba siendo atacado partió de un hecho insignificante. Compré una bolsita de tornillos y otra de tacos para colgar una estantería. Cuando me dispuse a realizar el trabajo descubrí que en una de ellas había siete piezas y en la otra, solo cinco. Deduje con una simple operación matemática hecha con mi smartphone -¿quién se acuerda de multiplicar?- que para hacer coincidir unos y otros necesitaba siete bolsas de tacos y cinco de tornillos. 
Me llamó la atención que un desajuste de este tipo hubiera superado todos los filtros de calidad. Entonces, recordé otro hecho curioso de similares características. Los cuatro motores de los elevalunas del coche dejaron de funcionar en un intervalo de pocas semanas. A todos les falló una ruedecita dentada ¡de plástico! Pensé que la obsolescencia programada había conseguido su Q de calidad, pero estaba equivocado. 
Tras un ligero estudio de campo descubrí miles de estos microsabotajes. ¿Por qué es totalmente imposible regular el aire acondicionado, no hay dos cargadores de móvil iguales y faltan letras en la sopa de letras? Y, constatado esto, ¿cómo sé que el café descafeinado está descafeinado y el dinero está en los bancos? Igual esas termitas militantes que corroen Matrix han decidido mantenernos despiertos e irritados hasta que el sistema salte por los aires. Ahora que lo sé, dudo si denunciarlos o unirme a ellos.
Josetxu Rodríguez

No hay comentarios :