lunes, 26 de noviembre de 2012

Esquelas: "Manolo, no nos esperes levantado..."










ME ha conmovido la esquela de Miliki. ¿Qué mejor despedida para un payaso que pedir "Una sonrisa por su alma"? No se puede decir más con menos. En cuestión de necrológicas se afina mucho últimamente. Y, por lo que veo, el género está alcanzando una altura que más pronto que tarde se convertirá en un estilo literario en sí mismo. O puede que ya lo sea y un servidor, que hizo el bachillerato por ciencias, no se haya enterado. El caso es que no pasa un día sin que ese pequeño recuadro de gloria que a todos nos corresponde por ser mortales nos depare alguna sorpresa. 
Los socios del Club Chumbalaka se despiden de su querido presidente Manuel Díaz con un "Manolo, tú a tu aire, no nos esperes levantado, ya iremos llegando..." y piden "una oración por su alma o un brindis en su memoria". 
Soledad Hernández, por contra, manifiesta "el perdón a sus familiares" que la abandonaron "cuando más les necesitaba", y en especial a su hija "por su absoluta falta de cariño y apoyo durante su larga y penosa enfermedad". 
Las esquelas, por lo común textos de trámite meramente informativo, son hoy un foro post mortem que definen al fallecido mejor que cualquier panegírico. Basta ceñirse a los ejemplos citados para demostrar que algunas las carga el diablo y otras parecen un pasaporte todo incluido al paraíso. A todos nos gustaría una de estas, pero hay que ganárselas.
Josetxu Rodríguez

No hay comentarios :