miércoles, 29 de mayo de 2013

Nos falta tiempo, pero ¿quién se lo lleva?




COMENZAMOS hablando de los alimentos transgénicos, de la carne de cerdo fosforescente y de los rodaballos de granja que saben a carne de pollo alimentado con harina de pescado. Acto seguido, el tema derivó hacia la superexplotación de los animales y la posibilidad apuntada en televisión de crear vacas sin patas para que no derrochen energías en caminar y se dediquen exclusivamente a producir leche. 
Alguien explicó el caso de las gallinas, que se pasan la vida en una jaula de 40 centímetros cuadrados, con luz 20 horas diarias para que pongan más huevos. Al llegar a este punto, uno dijo que últimamente había notado que los fines de semana duraban muy poco. 
Se formaron dos bandos: los que le daban la razón y los que discrepaban señalando que eran los días de labor los que cada vez eran más largos. Ambos grupos coincidían, no obstante, en la impresión de que cada año tenía menos días de fiesta. El más leído trajo a colación el caso de ese satélite ruso que iba a desplegar un espejo gigante para dar más horas de luz a Siberia y aseguró que en Europa lleva años funcionando y que por eso los días de labor son más largos y las noches más cortas y que él cada vez estaba más cansado y que terminaríamos todos sin piernas en un jaula de medio metro con un ordenador delante. 
La verdad es que no supimos qué decirle, entre otras cosas porque el fin de semana se acabó de repente. Nos dio la impresión de que dos horas antes de lo previsto.
Por Josetxu Rodríguez

No hay comentarios :