sábado, 30 de marzo de 2013

Los fotógrafos del DNI nos odian






NO deja de asombrarme la habilidad que tienen algunos fotógrafos para reflejar en su trabajo lo peor de nosotros mismos. Concretamente me refiero a ésos que perpetran las fotos para el carné de identidad o de conducir como si estuvieran ilustrando el libro de familia del destripador de Yorkshire. Dado que la imagen va a permanecer diez años en el documento, uno se acicala lo mejor que puede para conseguir una retrato digno: se corta el pelo, se plancha la camisa y se da una ligera mascarilla para cubrir las imperfecciones de la piel. Luego van los tíos y te colocan la luz de tal forma que parece que tienes la nariz torcida, los ojos llenos de legañas y que babeas por la comisura de un labio. 
No es que me quite el sueño, pero me fastidia que sea mi peor cara la que tenga que mostrar a la autoridad competente para que haga mofa y escarnio antes de cascarme una multa. Es fácil imaginarse la situación: te paran en un control de alcoholemia y oyes gritar al ertzaina: ¡Sargento!, mire este macarra de la foto que pinta de buena persona tiene en la realidad... Y no exagero
 Para que se hagan una idea de cómo trabaja mi fotógrafo de cabecera les diré que si hubiera sido cirujano todos le considerarían un buen carnicero. Sus obras son una especie de cacofonías iconográficas que muestran al individuo de forma tan desgarradora que hasta la madre del hombre elefante se hubiera conmovido al verlas. Ya ven.
Josetxu Rodríguez

martes, 26 de marzo de 2013

domingo, 24 de marzo de 2013

viernes, 22 de marzo de 2013

jueves, 21 de marzo de 2013

Emma sabe que las tabletas no acabarán con el papel



Los tontos digitales creen que las tabletas pueden hacerlo todo. Pero Emma sabe que eso no es cierto...


martes, 19 de marzo de 2013

Razones de Al Qaeda para no atacar la Moncloa


Informe llegado por correo electrónico en un sobre sin remitente en el que pone "Cofindencial"



"La Policía nacional conjuntamente con la Guardia Civil informaron en días pasados que dos terroristas llegaron al Aeropuerto internacional de Barajas (Madrid), el domingo 17 de febrero a las 21:45 en un vuelo de Air France proveniente de París.

La idea era atentar contra el Palacio de la Moncloa y sembrar el caos a
nivel nacional.

La misión de Al Qaeda comenzó a tener problemas desde que desembarcaron,
ya que su equipaje fue enviado por error al aeropuerto de Manises, en Valencia.

Después de casi 5 horas de peregrinar por diferentes oficinas y no pudiendo comunicarse
bien por su defectuoso dominio del idioma, salieron del aeropuerto del Barajas
aconsejados por funcionarios de la línea aérea para que volvieran al día
siguiente acompañados por un intérprete.

Los dos terroristas tomaron un taxi a la salida del aeropuerto, y el
conductor, al notar que eran extranjeros, los paseó tres horas y media por
Madrid para, finalmente, abandonarlos en las proximidades del barrio de
Vallecas, cerca del núcleo chabolista de Las Barranquillas y, después de
parar en un semáforo, tres cómplices del taxista los asaltaron robándoles
todos sus efectos personales.

Los musulmanes se pudieron quedar con algunos dólares que traían
escondidos en cinturones especiales para transportar dinero y salieron de
ese lugar gracias a un camionero de Mercamadrid que los recogió haciendo
auto-stop.

El lunes 18 de febrero a las 7:30 de la mañana y gracias a su
entrenamiento de guerrilla en Afganistán logran pasar la noche cerca de la
estación de tren de Villaverde Bajo, tomar un tren cercanías y llegar a un
hotel de Madrid, cerca de la plaza de Atocha. Después alquilan un coche y se
dirigen nuevamente al aeropuerto, determinados a secuestrar un avión -como
estaba planeado- y estrellarlo contra la residencia del Presidente del
Gobierno.

Al ir hacia el aeropuerto encontraron todo el Paseo de la Castellana y los
alrededores del congreso cortados debido a diferentes manifestaciones de
empleados públicos, docentes en huelga, los médicos y los jueces juntos,
etc.,  retrasando su viaje más de 3 horas y sufriendo roturas de vidrios y
abolladuras en su coche de alquiler.

A Las 12:30 deciden volver a su hotel y allí buscan una oficina de cambio
en un locutorio colombiano de Lavapiés para cambiar los pocos
dólares que les quedaban en euros tras el robo sufrido en la habitación de
su hotel esa misma mañana, pero reciben euros falsos procedente de una banda
de delincuentes dedicada a la falsificación que regentaba el local.

Por fin -después de estas peripecias- los presuntos terroristas llegan a
las 15:10 a la terminal T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas para
secuestrar un avión y cumplir finalmente su misión. Pero el personal de
Iberia está de huelga por el tema del ERE y los despidos colectivos. Los
controladores de vuelo también están de paro y el personal de AENA también.

Así que el único avión que está en la pista es uno de Alitalia que no
tiene ni combustible.

Los empleados de las aerolíneas y los pasajeros están en el hall de la
T4, protestando y gritando contra el gobierno, llegan las fuerzas
antidisturbios y reprime la protesta cargando contra todos los trabajadores,
incluidos los terroristas musulmanes.

Los musulmanes son detenidos confundidos con piquetes violentos y llevados
a las dependencias policiales del aeropuerto Madrid-Barajas, acusados de
tumulto, destrozos y resistencia a la autoridad.

A Las 18:10, en un descuido policial (cambio de turno), los
terroristas consiguen escapar y entonces discuten entre sí: no saben si
destruir el objetivo será posible...

A Las 22:20, sucios, golpeados y con hambre, deciden comer algo en el
restaurante del aeropuerto. Piden hamburguesas, patatas fritas y agua con
gas.

Dos días tardaron en recuperarse de la intoxicación producida por la carne
de caballo en mal estado que adulteraba la carne de hamburguesa del
restaurante. Poco después pudieron saber que fueron llevados al Hospital
"Gregorio Marañón", tras casi tres horas que tardó en llegar la ambulancia y
otras tantas horas recorriendo hospitales varios hasta encontrar uno donde
pudieran brindarles atención médica ya que eran extranjeros.

El miércoles a las 15:30 los hombres de Al Qaeda salen del hospital
parcialmente restablecidos y llegan cerca del estadio Santiago Bernabéu
donde varios componentes de la facción "Ultra Sur"  les dan una paliza impresionante. El jefe de los
Ultra Sur, un sujeto apodado "El manguera", castiga reiterada y
despiadadamente a los dos musulmanes.

A Las 19:45 finalmente son abandonados cerca del Palacio de Congresos
con dolores terribles en todo el cuerpo (especialmente en la zona
proctológica ocasionados por el gran "Manguera") y en una terraza
cercana de la calle Orense deciden emborracharse (aunque para ellos
sea pecado). Traicionando su fe religiosa, se toman dos tetra-brik de
Don Simón adulterados con alcohol metílico y tienen que volver
retorcidos al hospital Gregorio Marañón

El día siguiente a las 22:30 siendo presas del pánico, los terroristas
huyen de Madrid en dirección a Marruecos en un camión de
electrodomésticos, que es asaltado cerca de Valdepeñas por una banda de
rumanos.

Doloridos, golpeados, hambrientos, sin poder ya caminar ni sentarse, son
recogidos por un vehículo de una ONG que defiende los derechos humanos de
los inmigrantes y los traslada hasta Algeciras.

Ya en Algeciras, deambulan desorientados sin saber qué hacer y terminan
durmiendo en la puerta de un comercio céntrico, de donde los llevan
detenidos como vagos e indocumentados y, por ser extranjeros, serán
deportados. Al final de esta odisea, los musulmanes consideran que no es
necesario el terrorismo en España, que ya está servida, y que es mejor para la causa
terrorista que perdure el actual presidente. A su regreso tratarán de establecer un
convenio para la realización en Madrid de cursos de entrenamiento
especializado en "caos social" para el personal de Al Qaeda.

Le van a cambiar el nombre a la organización terrorista y felicitan a los
españoles por seguir de pie, aunque no se explican como lo han logrado".

miércoles, 13 de marzo de 2013

Ejercicio sobrecogedor de transparencia en el PP


La troika ha quedado gratamente sorprendida por el ejercicio de transparencia que está haciendo el Partido Popular. Sobre todo, para sobrellevar la presión por haber cobrado sobresueldos.


lunes, 11 de marzo de 2013

Eclipse de mujer en el mundo islámico


La imagen pertenece a la fotógrafa yemení Boushra Almutawakel que, acto seguido, plantea otra propuesta tan impactante como la anterior...


¿Por qué no eclipses de hombres?

viernes, 8 de marzo de 2013

jueves, 7 de marzo de 2013

Historia mínima: el gato




El marido llega con un arañazo en el cuello que le ha hecho su amante, abre la puerta, y le da una patada al gato... la mujer, sorprendida, pregunta:
 
¿Qué te  pasa  amor mío...?
 
¡Este maldito gato que me acaba de arañar...!
 
Y dice la mujer: 
¡¡¡¡Dale bien fuerte, que a mí me ha mordido en el culo y me ha hecho un chupetón en una teta!!!!!
 

lunes, 4 de marzo de 2013

Elogio de la gripe


CONTAGIAR la gripe debería estar considerado como una obra de caridad, ya que permite al que la padece alimentar su espíritu y encontrarse a sí mismo. La gripe no es una dolencia excesivamente dañina, por lo que podría tomarse como una especie de paréntesis en el discurso de la salud.
Si se la deja, la gripe se cura sola. Basta una semana de reposo en el caso de los jefes o de tres días en el de los indios, para que el afectado salga fortalecido de cuerpo y mente y con ganas de seguir batallando en los campos del señor.
A los devotos de la religión gripal los vapores del eucalipto nos colocan y nos permiten navegar a bordo de una cama por un océano de pañuelos de papel. ¡Qué vicio, compañeros!
Con un poco de fiebre, la cosa es aún mejor, y el duermevela alucinatorio pone a tu alcance la posibilidad de hacer puenting sin cuerda, representar Hamlet en pelotas en el Palacio Euskalduna o huir de un gorila que lleva en la mano tu fotografía pringada de carmín. Emociones fuertes a cualquier hora del día o de la noche, y después un sopicaldo y vuelta a empezar. Sábanas limpias, lectura, fotografías antiguas y silencio. Qué lujo, el silencio... La gripe no es una enfermedad, es un retiro espiritual en el que la persona madura y evoluciona.
Ahora leyes inhumanas y medicamentos de última generación quieren acabar con ella para que produzcamos más a cambio de embrutecernos. Impidámoslo y reivindiquemos la gripe como uno de los derechos inalienables del ser humano. Griposos del mundo ¡contagiémonos!

Josetxu Rodríguez

viernes, 1 de marzo de 2013

Paperman, una joya para la hora del café


El cortometraje animado “Paperman”, de John Kahrs, ha ganado el Oscar 2013 a la Mejor Película Animada en la edición 85 de los Premios de la Academia. Es una joya que merece verse.