miércoles, 29 de mayo de 2013

Nos falta tiempo, pero ¿quién se lo lleva?




COMENZAMOS hablando de los alimentos transgénicos, de la carne de cerdo fosforescente y de los rodaballos de granja que saben a carne de pollo alimentado con harina de pescado. Acto seguido, el tema derivó hacia la superexplotación de los animales y la posibilidad apuntada en televisión de crear vacas sin patas para que no derrochen energías en caminar y se dediquen exclusivamente a producir leche. 
Alguien explicó el caso de las gallinas, que se pasan la vida en una jaula de 40 centímetros cuadrados, con luz 20 horas diarias para que pongan más huevos. Al llegar a este punto, uno dijo que últimamente había notado que los fines de semana duraban muy poco. 
Se formaron dos bandos: los que le daban la razón y los que discrepaban señalando que eran los días de labor los que cada vez eran más largos. Ambos grupos coincidían, no obstante, en la impresión de que cada año tenía menos días de fiesta. El más leído trajo a colación el caso de ese satélite ruso que iba a desplegar un espejo gigante para dar más horas de luz a Siberia y aseguró que en Europa lleva años funcionando y que por eso los días de labor son más largos y las noches más cortas y que él cada vez estaba más cansado y que terminaríamos todos sin piernas en un jaula de medio metro con un ordenador delante. 
La verdad es que no supimos qué decirle, entre otras cosas porque el fin de semana se acabó de repente. Nos dio la impresión de que dos horas antes de lo previsto.
Por Josetxu Rodríguez

lunes, 20 de mayo de 2013

¿Tiene Dios pelo en el pubis?




TIENE Dios pelo en el pubis? Si damos por válida la teoría creacionista, seguro que sí, ya que nos hizo a su imagen y semejanza. Por tanto, los mechones son un regalo que deberíamos mostrar con orgullo y del que carecen otros mamíferos, algunos más inteligentes que nosotros y menos dañinos. Pese a ello, observo con asombro, normalmente en páginas web poco recomendables que visito exclusivamente con afán científico, que el vello está en retroceso como los hielos de la Antártida y la sanidad púbica y pública. Y no solo en las mujeres contorsionistas de esas películas, sino también en sus compañeros de acrobacias, antaño osotes peludos y hoy escurridizos autómatas cuya piel se asemeja a la de Ken, el barbilampiño novio de la Barbie que tanto dio que hablar por esta razón. 
Tras décadas de bombardeo con anuncios de crecepelo, que asociaron la calvicie con la enfermedad o la malicia -pobre Fantomas-, no me explico cómo las multinacionales de la cosmética han conseguido convencernos de que nos rasuremos completamente el cuerpo para deslumbrar a las mujeres. Algo totalmente equivocado. 
Si por algo nos envidiaban no era por nuestra fuerza congénita, inteligencia innata y varonil porte, sino porque no teníamos que depilarnos. He llegado a pensar que han sido ellas las que han impulsado esta tendencia para que experimentemos en carne propia su sufrimiento de siglos y la abandonemos para siempre gritando juntos: ¡Donde hay pelo hay alegría! Que lo apunten los del 15-M.
Josetxu Rodríguez

sábado, 18 de mayo de 2013

Seres humanos en acción. En este caso son rusos.


Da gusto ver a gente así. Quizá el ser humano no sea una plaga sobre del planeta Tierra...

miércoles, 15 de mayo de 2013

Un mensaje de Sor Gallardona y Montoro Drac

-


Sor Gallardona es virgen y madre...de familia populosa

y a Montoro Drac le encanta su trabajo

viernes, 10 de mayo de 2013

El lanzapatatas o patatov, el arma de los pobres


EL patatov o bazuca patatera ha llegado a Euskadi para sumarse a las plagas bíblicas que nos asolan: la avispa asiática, el mejillón cebra y los leggins agujereados, entre otras. El artilugio, que lleva años dando vueltas por el mundo y cuyos efectos están inmortalizados en cientos de vídeos en internet, consiste básicamente en unos cuantos tubos de PVC de distinto grosor que, por medio de un espray y un encendedor de cocina, permiten poner una patata en órbita o, en su posición tierra-tierra, ingresar a los vecinos en el hospital con un severo patatús. 
El artefacto, que podría considerarse el primo de zumosol del cóctel molotov, lleva camino de convertirse en el AK-47 de las gamberradas si antes no se lo queda la Ertzaintza para modernizar su armamento. Idea poco descabellada si tenemos en cuenta el ahorro en pelotas de goma que podría suponer el afán recolector de tubérculos que tienen los alaveses. En el caso de querer utilizarlo para uso civil, resultaría muy práctico para plantarlas sin tener que cavar el agujero. 
La verdad es que no se me ocurre mayor sinergia para crear una industria de armamento civil y militar completamente ecológica. Junto a las utilidades descritas, cabe explorar otras con mucho futuro, ya sea lanzar las basuras poco reciclables a los territorios vecinos o desarrollar bombas antidisturbios con proyectiles de racimo (patatas bravas picantes, por ejemplo). La guerra tuberculosa tiene mucho futuro para un pueblo emprendedor.
Josetxu Rodríguez 

jueves, 9 de mayo de 2013

30 cosas que tienes que saber y que no sirven para nada




1- La imagen del bebe Gerber,en realidad era niña. 
2- Hasta 1929 dentro de la Coca-Cola había cocaína 
3- Si uno come chicle mientras pela cebolla NO llorará. 
4- Es imposible suicidarse reteniendo la respiración.
5- La Panafobia es el miedo a TODO.
6- El pulgar tiene el mismo largo que tu nariz.
7- El encendedor se inventó antes que el fósforo.
8- Las personas con ojos azules ven mejor en la oscuridad.
9- El cocodrilo no puede sacar la lengua.
10- La gente dice SALUD cuando estornudamos porque nuestro corazón se detiene por un milisegundo.
11- Si estornudas muy fuerte puedes fracturarte una costilla.
12- Si contienes un estornudo podes romper un vaso sanguíneo en la cabeza o el cuello y morir.
13- La mayoría de los lápiz de labio contienen escamas de pescado.
14- La Coca-Cola originalmente era verde.
15- El elefante es el único mamífero que no puede saltar.
16- La silla eléctrica fue inventada por un dentista.
17- Al nacer tenemos 300 huesos pero de adultos solo tenemos 206.
18- Oler bananas y/o manzanas verdes te ayuda adelgazar.
19- La gente le tiene más miedo a las arañas que a la muerte.
20- Una serpiente puede dormir durante 3 años.
21- El único alimento que no se pudre es la miel.
22- Un pulpo tiene 3 corazones.
23- Las vacas pueden subir una escalera pero no bajarla.
24- El pepinillo es una fruta.
25- La letra J es la única letra que no aparece en la tabla periódica.
26- El único animal que se puede ver del espacio son los corales.
27- El ”cuac” de un pato no produce eco y nadie sabe porqué.
28- En el mundo se mandan 200 mil msj por segundo.
29- Los elefantes son los únicos mamíferos que tiene 4 rodillas.
30- El alcohol es más dañino que la cocaína.

jueves, 2 de mayo de 2013

La culpa de nuestros males es de excel




UNO, en su ignorancia, siempre ha creído que el fin del mundo tal y como lo conocemos llegaría con un Homer Simpson tirando por la ventana una cepa del virus de la viruela para ahorrarse la probeta en su análisis de orina. Pero va a ser que no. Mucho más peligroso que él es un catedrático de Economía frente a un ordenador. 
La prueba es que las férreas políticas de austeridad que están acabando con el estado del bienestar y estrangulando la economía europea se basan en datos falsos contenidos en los informes de dos insignes catedráticos de Harvard, Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart, que se equivocaron al usar las tablas del programa Excel. Acaban de reconocerlo, para vergüenza del comisario de Economía de la UE, Olli Rehn, que las ha repetido como un mantra. 
Al menos, Ronald Reagan, tan elogiado últimamente junto a la señora Thatcher, que nació agarrada al bolso para que nadie le tocara las libras, reconocía que su política económica la dirigía el Tío Gilito desde Disney World. Era sincero y eso siempre es de agradecer. Pero en el caso que nos ocupa se nos pone una cara de tontos que dan ganas de salir a la calle con un bidón de gasolina. Al menos, si el catedrático hubiera confesado que le visitó su pareja, les dio un calentón en el despacho y retozaron durante unos minutos sobre el teclado alterando las cifras sin querer, lo llevaríamos de otra forma. Nos iríamos por el sumidero por un acto de amor, lo que siempre es más llevadero. ¿No creen?
Josetxu Rodríguez