jueves, 29 de agosto de 2013

Los peligros de la vuelta al trabajo

Hoy me levanté temprano, me vestí lentamente, agarré mi casco y mis guantes, me fui silenciosamente al garaje, arranqué la moto y procedí a sacarla del garaje.

Al salir caía una lluvia torrencial, toda la calle inundada y un ventarrón helado que soplaba al menos a unos 100 km/h.

Volví a meter la moto en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día. Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, y le susurré al oído: '¡El tiempo afuera está horrible!'

Ella acariciándome, me contestó medio dormida: "Ya lo sé. ¿Te puedes creer que el gilipollas de mi marido se ha ido en moto? "

Nota: También se aplica para los que salen temprano a correr , andar en bici, cazar, pescar u otros menesteres similares.

Remitido por correo