miércoles, 14 de mayo de 2008

Historia mínima: Te hago lo que quieras por 50 euros


Una mujer estaba sentada en un bar disfrutando de una copa, para relajarse después del trabajo, se abre la puerta del bar y entra el tipo más guapo que había visto en toda su vida. Era alto, musculoso, bien plantado, elegante, de abundante pelo oscuro, unos brillantes y enormes ojos verdes y una preciosa sonrisa. Cada uno de sus movimientos era tan masculino y sensual que la mujer no podía quitarle los ojos de encima.
El hombre se da cuenta de la mirada observadora de la mujer y, con sonrisa sexy y pícara, se le acerca. Ella se sonroja y se prepara para disculparse por su mirada inquisitiva pero antes de quetenga tiempo de abrir la boca... él se inclina y le susurra al oído:
"Haré cualquier cosa... -su voz era suave y profunda-.Cualquier cosa, absolutamente cualquier cosa que desees, cualquier cosa con la que hayas soñado o fantaseado, cualquier cosa que quieras... Por 50 euros. Sólo te pongo una condición..."
Temblando ya de expectación, la mujer le pregunta cuál es la condición. Y el tipo le contesta: "Tienes que decirme lo que quieres que haga en sólo tres palabras". La mujer mira fijamente a los ojos hipnóticos del hombre por un segundo, analizando la proposición... Mete la mano en el bolso y saca los 50 euros. Apunta su dirección en una servilleta del bar, la dobla, mete el billete dentro y se la pone en la mano. Se inclina y le susurra al oído:
"Límpiame... la... casa".

No hay comentarios :