miércoles, 17 de diciembre de 2008

Por poco, Lococo

Las tribulaciones del fiscal Rubira

Dibujos realizados durante el juicio por Angelines

Una de las armas secretas con las que contaba nuestro abogado Txema Montero para la defensa era el poder destructor de las argumentaciones de Nicola Lococo, ya que es como una bomba de neutrones mental, es decir, no daña el cerebro, pero impide que las neuronas se comuniquen entre sí.
Esto no lo sabía el fiscal y cometió el error de interrogarle en primer lugar. No habían pasado ni diez minutos cuando ya se había referido a él como Nicola Locococolo, Lolocolo, Locolocobo y Coloco Cobo. Sólo le faltó en este baile de permutaciones llamarle Coco Loco, lo que Nicola habría aceptado con total resignación. “Lo único que no le permito, señor fiscal, es que me llame presunto filósofo, porque nadie sabe lo que es un filósofo, pero presunto suena fatal”. El arma secreta estaba surtiendo efecto.
El fiscal lo intentó todo para que la endeble acusación se sostuviera algunos minutos más, pero cuando le preguntaba qué quería decir con la palabra “mequetrefe” recibía una respuesta en la que el filósofo le hablaba de su oso de peluche y del impacto que le causó que su madre lo colgara de las orejas después de lavarlo. O le recitaba una poesía. Es sólo un ejemplo de tantos que hicieron sonreír a toda la sala, incluido al juez.
Cuando le tocó el turno a un servidor, el fiscal estaba bastante desmejorado intelectualmente, (tranquilícese señoría, que los efectos son temporales). Preguntó si había confirmado la noticia de que el oso estuviera borracho y le expliqué que no sólo eso, sino que un periódico había publicado que en esa zona de caza suelen poner a tiro de jerarcas y potentados todo tipo de osos. Hasta los de los circos y que, en una ocasión, uno de ellos se metió en un pueblo y echó mano de una bicicleta aparcada en la calle para huir pedaleando.
Tras el regocijo general, cambió de táctica y se centró en el barril del fotomontaje para preguntarle a Ripa por qué era tan grande. En la imagen, también la cabeza del Rey es gigantesca, le dijo, “porque se trata de una caricatura y las caricaturas son así”.
En sus conclusiones, el fiscal fue muy ofensivo y afirmó que debían condenarnos porque con la imagen habíamos llamado borracho al Rey y eso le dañaba la autoestima. “Señor fiscal, –expliqué– las imágenes tienen muchas interpretaciones, por ejemplo, la Justicia tiene los ojos vendados: ¿Es porque todos somos iguales ante ella o porque no sabe por dónde anda? Contéstese usted mismo”. Acertó, por poco.

Josetxu Rodríguez

Charla con Gemma Nierga y Boris Izaguirre

4 comentarios :

Anónimo dijo...

se me han saltado las lagrimas de reirme.
-----------
D.

Anónimo dijo...

La cifra que os pedían de multa es ridícula en sí misma, ni 10.000 ni 11.000, sino 10.800, no jodas, parece que las supuestas injurias al rey las calculan al peso. Que casi injurias a su majestad, pues 10.800. Que la injuria es de cojones, pues 15.000.
Por lo visto vosotros no sabéis ni delinquir.
El juez os declara inocentes porque “casi injuriáis al rey”. Parece que os está diciendo: “venga chavales, seguid probando, que a la próxima tal vez os condene”
Y al fiscal, entre líneas, parece decirle: “como me vuelvas a levantar de la cama para semejante juicio te va una hostia en todo el morro” “tío berzas”, “inútil”.
Vamos que es una pena que os hayan absuelto:
1º. Porque con los 32.400 euros recaudados podrían haber cambiado las tazas de water de la Audiencia Nacional, de esos wateres que echan chorrito de agua. Marlaska habría quedado encantado.
2º. Porque Lococo no ha visto tanto dinero junto en su vida y seguro que le habría hecho mucha ilusión ver semejante montonera de dinero aunque solo fuera por un momento.
3º. Porque habría estado bien ver como el Lococo vendía su cuerpo, para la ciencia, por 800 euros, y pedir 10.000 en forma de préstamo de alto riesgo al Banco de Santander (especialista en estos menesteres, ya que les ha pillado ahora el yanki de la pirámide, antes les había pillado Opening Inglis… Pero esa es otra historia).
3º. También habría sido muy gratificante ver como Ripa vendía, en la Plaza nueva, su colección de DVDs inservibles.
4º. Y en cuanto a ti, Josetxu del alma, como previamente ya te habían robado las herramientas del jardín, no tienes nada que vender y serías el único que no tiene dinero para pagar la multa y habrías hecho el ridículo, como siempre.
Pero no, todo ha salido bien, os han declarado inocentes, o casi culpables, que no quiere decir que seáis inocentes.
Mikeloto

Iñaki Murua dijo...

:'-D

Im presionante

:-D

mendi dijo...

Yo también os deseo buenos barriles de ron.